Monthly Archives: agosto 2019

NASA vs Muebles

Hace pocos meses aprendí cuatro grandes lecciones, que seguro van a ser de utilidad para ti también.

Desde siempre me ha llamado la atención el espacio, tanto que esta misma noche podría estar muchos minutos mirando al cielo imaginando los porqués y cómos de todo lo que hay allí arriba.

El caso es que (cambiando de tema) jamás en mi vida he hecho un currículum vitae hasta hace dos años. Al acabar de… Alto! Iba a decir “al acabar de estudiar”, pero creo ciegamente en la formación continua, así que en mi caso estaré estudiando siempre.

En fin, prosigo donde he interrumpido: al acabar de estudiar en la universidad y después de ampliar mis conocimientos con varias experiencias, me empezó a resultar atractiva una empresa que se dedica a la fabricación de muebles, o como decimos en marketing “ofrecer soluciones a necesidades concretas”.

Yo estaba trabajando pero pensaba que si quería aprender en serio, debía estar en una empresa internacional y de primer nivel. Hice mi primer currículum y lo envié a través de la página web de la empresa (trabajan así).

Pasó el tiempo y finalmente me llamaron para una entrevista: ¡bieen! Nervioso no estaba, confío bastante en mí y estoy acostumbrado a hablar en público. El caso es que la persona que me atendió estuvo muy correcta conmigo y todo fue muy profesional y respetuoso, aunque me llamó mucho la atención que me preguntara si yo era autónomo.

Ejem. Pienso que si una empresa apuesta de verdad por una persona la quiere en exclusiva, pero bien, me fui con la sensación de que no me necesitaban, pues bueno, no pasa nada, deseaba que encontraran a una persona más ideal (autónomo también claro jejeje).

Si la empresa en la que trabajas no cumple tus sueños siempre le puedes proponer seriamente crear un departamento, lo bastante atractivo para que pueda crecer y tú enamorarte de tu trabajo.

Alex Tango

Ironía a parte, que la hago bromeando porque sé que son un gran equipo de profesionales.

Este mismo año decidí que iba a intentarlo de nuevo y envié mi CV actualizado. En mi carta-CV anunciaba una propuesta: conseguir llevar la tecnología de la empresa X al espacio (sí, a eso que está allí arriba). Pensaba en que los tripulantes viajasen es sillas fabricadas y ensambladas por esta compañía.

El caso es que puede parecer una tontería, pero esto no lo decía irónicamente, estaba (y estoy) convencido de que podía ayudar a implementar diferentes elementos en los transportes de Space-X o la NASA simplemente porque creo en que es posible, alcanzable y punto.

Unos meses después leí en LinkedIn una noticia de esta empresa, resulta que se van a adentrar en el desarrollo de sillas ¡¡con tecnología aeroespacial!! Claro yo alucinando, me habían leído la mente, estábamos sintonizados.

Yo esto no me lo podía perder, ya veo a la empresa proveyendo de asientos a los cohetes en sus misiones espaciales. Tomé la decisión de contactar con el gerente de la empresa. ¡Cómo! Pues no sabía de sus horarios y la verdad, para entrar allí está la cosa complicada con el control, etc. Así que pensé que si me dedicaba al marketing no podía ser que no encontrara una solución.

La idea es que sí le prestaría atención a una carta, como las de antes, enviada por Correos. Cuando la estaba certificando, para asegurarme de que le llegaba a él, les dije expresamente que quería sellos (ya no se usan), para darle un aire más auténtico.

En mi carta enviaba mi CV con la parte a la que hacía referencia al espacio rotulada, destacando que estoy completamente alineado con el desarrollo de la empresa hacia los materiales que emplea el sector aeroespacial.

Opino que para hacer una locura debes rodearte de “locos” (con conocimiento) y no se me ocurre nadie con más ganas y disposición para irse a Cabo Cañaveral o donde sea mañana mismo para conseguir una entrevista con el director de misiones de la NASA, trabajar 12 horas diarias o cualquier otra cosa cosa. Pero (que aún no he terminado).

Días después recibí un Email de la persona que me hizo tiempo atrás la entrevista comunicándome que el gerente le había entregado la misiva y que si necesitaban de mis servicios se pondrían en contacto conmigo. Es decir, que no, pero está bien ser cortés y lo agradezco.

Pensé; Alex, que no es la única empresa del mundo, que estás bien, tienes trabajo y te gusta. Tal vez te has pasado un poco siendo tan sincero y se han asustado y aquí no tienen la visión o ganas que tú tienes de llegar a participar en algo que tenga que ver con el espacio.

Pero me dije también; ¡alto e nuevo! Decir lo que deseas y ser sincero no es un error, olvídate de eso, sigue siendo así siempre y sigue a lo tuyo. Sin embargo a veces uno hace las cosas porque siente que algo dentro le dice que las tiene que hacer. Y ese era mi caso. Aún así dejé de lado este tema hasta que…

De nuevo novedades en LinkedIn (no sé ya si me gusta u odio esta red social jejeje ¡Me encanta!). Aparecía el grupo de dirección de la empresa en cuestión y nuestro astronauta Pedro Duque en las instalaciones. No me lo podía creer jejeje, la vida es increíble y te sorprende con cosas así.

¿Qué he aprendido de todo esto?

  1. Que puedes cumplir tus deseos tomando caminos que jamás hubieras imaginado. No dejes de moverte
  2. Si tu interior te dice que hagas algo con todas tus fuerzas: hazlo y punto.
  3. Que para conseguir una meta no dependes de los demás, puede que no trabajes en un super proyecto, pero si quieres estar más cerca de las estrellas (o algo que te guste), hay más caminos, nunca se cierran todas las puertas.

Siempre he pensado que cuando terminara de trabajar, cosa que no creo que ocurra porque me encanta, tendría más tiempo para leer astrofísica y astronomía. Y con todo esto he aprendido algo más, el punto número 4.

4. Si deseas algo de verdad no esperes a que llegue el momento idóneo, porque ese momento es ahora, hazlo ya. Por eso me he planteado un reto: “dos años de vida

Así que aquí estoy, escribiendo junto con mi telescopio adquirido en Wallapop, objetivos y demás de Amazon. Observando por primera vez los anillos de Saturno y las lunas de Venus, aprendiendo la teoría de cuerdas o leyendo acerca de Elon Musk. Feliz

Entiendo que si uno vive estas experiencias es poco probable que las asimile, en cualquier caso te las escribo por si decides asimilarlas.

Por cierto, mi telescopio es como este y mis primeros libros estos, ideal para empezar:

La imagen del encabezado es de la misma NASA, mi nombre tiene pasaporte para ir en la misión MARS 2020 y sí, me hace mucha ilusión. He mirado la fecha límite y es el 30 de septiembre. Así que date prisa y sigue el enlace que te he puesto si quieres que tu nombre viaje al espacio.

Si quieres preguntarme algo o darme una opinión, yo encantado. Gracias.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies