Dos años de vida para conseguir mis objetivos

Me cansé, acabé harto. Las cosas pasan demasiado despacio o tal vez es que yo tengo demasiada prisa. Sea como fuere ya no quiero seguir al ritmo que marca el reloj de mi día a día.

Hace meses que esta inquietud iba en aumento, en realidad toda mi vida, pero uno acostumbra a guardar en un cajón esa resistencia a cómo son las cosas. Para mí ese cajón no hace más que abrirse y de una vez voy a poner unos objetivos medibles sobre la mesa, además de poner una fecha límite.

He escuchado muchas veces como lo hacen otras personas, se preparan unas tablas sofisticadas que yo las veo y pienso “tardaría más en aprender en hacer esos diseños o plantillas en Excel que poniendo manos a la obra”. El caso es que también ocurre eso; que me dedico muchas veces a aprender el manejo de herramientas para realizar un objetivo y que quede bonito y profesional. Pero nunca acabo ese objetivo, a veces ni lo empiezo. Pero ya está bien.

Tanta información me abruma y en estos años he aprendido a que he de enfocarme y olvidarme del resto, llámese amigos, fiesta, etc… Todo en la medida en que realizar un trabajo o cumplir con algo que nos hemos propuesto requiera de nuestro tiempo. Lamentablemente las cosas más difíciles y las que más recompensas nos dan son las que requieren más tiempo.

Tiempo

El único activo que nunca podemos recuperar. He aprendido que la vida es lo suficientemente larga (en condiciones normales y en nuestro mundo europeo) como para ganar mucho dinero, perderlo todo y volver a ganarlo. Tenemos tiempo suficiente para compartir la vida con muchísimas personas y en muchos lugares distintos. Podemos aprender de mil cosas que nos interesen, pero el tiempo pasa y ese desde luego no se recupera.

Por esto me planteo durante los próximos 2 años conseguir una serie de objetivos, para acortar el tiempo que me llevaría no ya conseguirlos, si no estar en paz conmigo mismo. Si hoy fuera mi último día me molestaría mucho no haber hecho ciertas cosas, así que el plan es llegar a la “dead line” con la conciencia tranquila.

Empecé el 1 de julio de 2019 y la fecha límite es el 1 de julio de 2021.

Me cansé, acabé harto. Las cosas pasan demasiado despacio o tal vez es que yo tengo demasiada prisa. Sea como fuere ya no quiero seguir al ritmo que marca el reloj de mi día a día.

Alex tango

Realmente no sé sin son pocos objetivos o muchos y reconozco que no llevo un orden del día o de la semana en el que lleve a mi ser ordenado bajo un calendario. Simplemente he empezado a hacerlos y pienso que el tiempo y circunstancias reales irán modelando un encaje coherente de todo esto en mi vida. Otras veces lo he intentando obligándome con un patrón delante y sinceramente, no me ha funcionado.

Mi meta es conseguirlos, qué más da si un mes hago de una cosa más o menos, o nada. Se trata de llevar una planificación general para no estar perdido y que las piezas encajen de forma natural.

El tiempo (de nuevo) dirá si estoy en lo cierto. Si estás interesado en saber cómo voy, he abierto un apartado en PROYECTOS en la web, donde pondré todas las cosas que me he propuesto y qué he conseguido hasta el momento.

Todos estos objetivos los llevo siempre conmigo en el móvil, en la aplicación Trello, es una maravilla y se puede utilizar para muchas cosas distintas.

Cualquier consejo siempre es bien recibido y cualquier ánimo también jejeje. Hay días que pienso que me como el mundo y otros que aunque me siento bien me cuesta sacar las cosas adelante. También en esto hay cosas que ayudan; estar en forma, comer sano y dormir bien son las tres más importantes, según mi corta experiencia.

Si quieres saber algo más puedes preguntarme, un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de Email no será publicada Campos requeridos *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies